MALLORCA

Toda la sociedad mallorquina se ha volcado ante los trágicos sucesos en el Llevant de Mallorca. Desde primera hora de la mañana de ayer se fueron sucediendo las muestras de solidaridad. Recolectas de ciudadanos, ofrecimiento de ayuda por parte de profesionales sanitarios, agricultores, hoteleros y otros empresarios fueron sumándose a lo largo del día para ayudar a la víctimas de la riada mortal.

Fue tal la vorágine de solidaridad, que desde el 112 tuvieron que decir basta para que su central telefónica dejara de recibir llamadas de ciudadanos que se querían sumar al voluntariado para ayudar a los perjudicados por las inundaciones y colaborar en las labores de limpieza y recogida de alimentos y otros materiales para hacerlas llegar a la zona cero de Sant Llorenç y las localidades de Artà y s'Illot. A media mañana ya se habían cubierto las necesidades en cuanto a avituallamiento para las víctimas.

 

 

La Unió de Pagesos puso a disposición de Emergencias vehículos y maquinaria para retirar escombros y vegetación consecuencia de las lluvias torrenciales. También ofreció poner en marcha todos sus mecanismos para cubrir las necesidades de fruta y verdura a través de sus afiliados y hacerlas llegar a las zonas afectadas.

El Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias, Crisis y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicología de Balears se volcó prestando atención a las víctimas. Y el Colegio Oficial de Enfermería se ofreció para colaborar en las tareas de asistencia en la zona de Sant Llorenç, Son Servera, Artà y la Colònia de Sant Pere.

Cambio de vuelos

"Los pasajeros que necesiten cambiar su viaje" a raíz de las inundaciones, publicaba a través de Twiter Air Europa, "pueden llamar al 911 40 15 01 para ayudarles a encontrar vuelos alternativos con flexibilidad". También desde la patronal hotelera se hizo llegar un mensaje de apoyo tanto para los vecinos de las localidades devastadas como para los efectivos desplazados a la zona catastrófica. La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca colaboró con el Govern para acoger a las familias afectadas en establecimientos hoteleros y al personal de emergencias, sanitarios y del 112 y brindarles también avituallamiento y apoyo logístico.

Así, por ejemplo, Meliá Hotels International abrió sus hoteles en Calas de Mallorca, en concreto el Sol Cala Antena, Sol Calas de Mallorca y Sol Mirador de Calas para alojar temporalmente a los damnificados por las inundaciones.

Desde el sector de rent a car la compañía OkCars hizo público a través de un tuit que ponía a disposición de los afectados vehículos para colaborar en los desplazamientos. Para tal fin, brindaron el teléfono 900 37 34 70.

Y desde la Unión Europea, a petición de España, se ofrece el programa Copernicus para Servicios de Gestión de Emergencias, que brinda información basada en un satélite de observación en tierra y datos sobre el terreno, vitales para la toma de decisiones.

Los comentarios están cerrados.